Mamá y papá se separan

Por: Eva M. Almansa

La separación de la pareja es algo muy común hoy en día, además de un acontecimiento delicado en el que ambos sufren, y mucho más cuando tienen hijos en común.

Las situaciones o conflictos que han podido causar la separación pueden ser muy diversos y, tras tomar la decisión, llega el momento de comenzar una nueva etapa en sus vidas. Lo que permanecerá para siempre de esa relación son los hijos, unos niños/as que también se enfrentan al cambio y que necesitan ser ayudados por sus padres y madres para entenderlo.

Este momento provoca un impacto emocional en los pequeños, si bien la separación no es mala en sí misma, sí lo son los comportamientos negativos que puedan tener los padres durante el proceso o tras él, de forma individual y/o conjunta.

Los pequeños pueden llegar a pensar que ellos son la causa de la separación, que ha sido por su mal comportamiento, se sentirán culpables y muy tristes por la separación, pensarán que mamá y/o papá no les quieren y por eso se van de casa, pueden sentir un conflicto intraparental o de lealtades, es decir, puede sentir que tiene que elegir entre uno de los dos dejando al otro de lado, así como manifestar sentimientos de tristeza y enfado, entre otros. Pero los adultos pueden ayudar a que esto no ocurra y a disminuir estos sentimientos tan dañinos para los menores.

“¿Cómo se lo digo a mi hijo?” “¿Cuándo?” Son preguntas que todos los padres y madres se hacen cuando se van a separar. Dentro del proceso, comunicarle al pequeño la noticia, es uno de los momentos más difíciles. Otra de las dudas que surgen es si existe alguna edad en la que al niño le afecte menos la separación pero lo cierto es que no existe esa edad ideal que le garantice un menor sufrimiento.

A continuación, os proponemos algunas pautas que os ayudarán a atravesar estos momentos de forma que los niños sufran lo menos posible y sepan a qué atenerse en un futuro, facilitando su adaptación.

  1. Comunicadle a vuestro hijo de forma conjunta la noticia adecuando vuestro vocabulario a su edad, siempre en un ambiente de tranquilidad y afecto. Dejadle que se exprese y pregunte las dudas que le surjan.
  2. Tanto en este momento, como en vuestra vida futura, evitad lanzar mensajes del tipo “tu madre nos deja”, “tu padre tiene una nueva amiga”. Son mensajes inculpatorios que provocan confusión y malestar en el menor.
  3. Evitad que tengan que tomar partido por uno de los dos. Así, la posibilidad de que se sientan culpables disminuirá.
  4. Dejadles bien claro que es una separación definitiva. Muchos niños creen que sus padres van a volver a vivir juntos.
  5. Durante un tiempo, intentad mantener al niño en la misma vivienda, colegio y grupo de amigos. Si los cambios son graduales le será más fácil adaptarse a ellos.
  6. Es posible que tras la separación y mientras dure la adaptación el niño experimente cambios a nivel educativo (disminuye las notas), esté más aislado, coma menos, se muestre triste, cambie el modo de relacionarse con los amigos y se muestre más irritable. La comprensión, el cariño y una buena comunicación con ellos os ayudarán a hacerles sentir mejor.
  7. No intentéis ganaros a vuestros hijos comprando regalos. Aunque les gustan, a la larga valorarán más el tiempo de calidad que pasan con vosotros, entendido como actividades en las que compartís juntos: ver una película, jugar a su juego favorito, hacer manualidades, etc.

El mensaje principal que tenéis que dejarle claro al niño es que vais a seguir siendo sus padres, queriéndolo y cuidándolo como hasta ahora lo habéis hecho, compartiendo tiempo con él y estando ahí siempre que lo necesite. Recordad que los padres son los que se separan, los hijos no.



Comentarios


Sin Comentarios
Añadir Comentario

* Campo requerido

*
Imagen CAPTCHA para prevenir el uso abusivo
Si no puede leer toda las letras, haga clic aquí.
*
*